Características de un emprendedor

Para ser un emprendedor debes poseer una serie de características a nivel personal, estas características darán la motivación necesaria para la culminación del proyecto. Además también te guiarán a través de objetivos claros para que tu emprendimiento te de una sensación de realización personal y éxito.

MOTIVACIÓN

La motivación, básicamente, es lo que hace que te levantes temprano a hacer ejercicio y salir a correr, aunque sientas frio o estés cansado, pero sabes que es necesario si quieres tener una buena salud, es decir, es lo que te mueve.

La motivación nos ayuda a mover obstáculos, librar barreras que nos impiden llegar a la cima, nadar contra corriente e incluso ha sido la firma obstinación que ha caracterizado a las personas exitosas en toda la historia de la humanidad.

Hay que hacer mención que todos tenemos diferentes estímulos por los cuales se activa nuestra motivación, algunos por salud, otros por diversión, otros por necesidad económica, incluso algunos por ocio; pero todos tienen algo en común: decidieron hacer las cosas, pasaron del dicho al hecho y eso es lo importante.

AUTOESTIMA

Según algunos autores lo reconocen como: “Sentido de dignidad o estima que te tienes a ti mismo”; Sin embargo, ¿Cómo puedes tenerte estima o valor si no te conoces? Por eso debes ampliar ese concepto a “Sabernos, conocernos y reconocernos como personas extraordinarias”.

En este sentido hagamos una reflexión, ¿Cuántas veces te has encontrado a personas que hacen cosas que tú no puedes?, seguramente tú haces cosas que alguien más no, esa es la clave, verte como eres en realidad y apreciar eso que eres.

Parte fundamental de la autoestima es saber aceptar las situaciones, buenas o malas, siempre ayudan, nos van forjando como somos, las cosas buenas las disfrutamos y de las malas aprendemos (claro, no todos).

Al momento de emprender lo más seguro es que te equivoques o que fracases, tienes dos opciones, dejar que la equivocación se lleve todos tus sueños o aprender y seguir luchando; recuerda lo que dijo Thomas Edison: “No fracasé, encontré 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”. Equivocarte te da la oportunidad de volver a intentar. Vuélvete experto en fracasos y disfrútalo.

VISIÓN

Es lo más importante de un proyecto, es lo que más importa y tiene que ir en consonancia con lo anterior, con todo lo que vas a hacer y con lo que quieres lograr. Si no te conoces, ¿Cómo sabrás que riesgos debes tomar? Si no te motivas ¿Cómo sabrás hasta donde puedes llegar?

La visión nos habla de la responsabilidad de quienes somos y el camino que hay que seguir para llegar a lo que queremos ser. Va de la mano con la motivación, pues te invita, te exige salir de tu zona de confort, de vencer la barrera de la conformidad y crear lo que quieres en tu vida.

Emprender es un camino, una manera más de convertirse en la mejor versión de si mismo a través de lo que haces.

PROPÓSITO

El propósito responde a las preguntas ¿Quién soy? Y ¿Qué estoy haciendo aquí?

Recuerda que tú eres importante, tienes un propósito en la vida el cual hay que seguir con el corazón, si aún no lo sabes debes hacer una introspección y reflexionar, cuando lo descubras seguro que tu vida cambiará drásticamente para bien.

Debes entender que descubrir este propósito será tu guía, pues en base a este propósito debes trazar tu visión y que cada pequeño éxito o tarea completada sea un peldaño más en la escalera que te llevará a alcanzar tu propósito.

COMPROMISO

Cuando emprendes es el momento de tomar una actitud que a veces nos falla, el compromiso es una promesa sincera con nosotros mismos, no con la sociedad ni con nadie más, al final los fracasos y logros serán meramente personales.

A veces confundimos el compromiso con el interés, nos volvemos volubles ante la toma de decisiones que pueden cambiar nuestra vida. Para entender mejor esta confusión entre interés y compromiso pongamos de ejemplo una persona que está haciendo una dieta, al final a quien le afecta o no es a él si no sigue las indicaciones, compromiso es seguir la dieta al pie de la letra e interés, es decir: “rompo la dieta un poco ahorita que nadie me está viendo.

El interés es sólo cuando nos conviene, en el compromiso no da excusas sólo resultados.

ACTITUD DE GANADOR

De nada nos sirve emprender, tener todas las cualidades antes mencionadas si le tememos al éxito.

Hay personas que luchan y cuando llegan o están a punto de alcanzar su objetivo se empiezan a preguntar ¿y si sí? ¿y si no? ¿y si tal vez?, y por una u otra retroceden y nunca lo hacen.

La gran diferencia entre una persona de éxito y una persona fracasada radica la gran mayoría de ocasiones, en la actitud; pongamos un ejemplo:

  • Persona fracasada:Si se puede, pero es difícil
  • Persona exitosa:Es difícil, pero ¡si se puede!

Mismas palabras, diferente actitud y por supuesto diferentes resultados.

5 Hábitos para mantenerte altamente motivado

La motivación es fundamental, debes mantenerte motivado para alcanzar objetivos, para rendir y para que todas las cosas que hagas salgan bien, sin embargo, hay cosas que diariamente pueden drenar tu motivación. Por lo tanto aquí te dejamos cinco consejos prácticos que pueden impulsar tu motivación y que puedes realizar día a día para convertirlo en hábito.

1-Completar una tarea (por muy simple que sea) al levantarte de la cama.

Puede parecer trivial, pero tener esta habito puede producir un impacto enorme en tu animo y motivación diaria. Puede ser una tarea simple como hacer tu cama, leer un capitulo de un libro que te guste, hacer una oración, una sesión de ejercicio breve, hacer tu desayuno o salir a correr 15 minutos. Esta pequeña acción y la satisfacción de haberla realizado puede energizarte durante el resto del día.

2-Conecta las pequeñas tareas con tus valores.

Realizar una tarea por hacerla no te hará sentirte motivado, pero conectar esas tareas con tus grandes objetivos de vida si es importante. Cualquier cosa que realizas enmárcala en los objetivos que tienes a mediano y largo plazo para tu vida.

3-Escribe tus pendientes.

No en todos funciona, pero mucha gente dice que si escribe en un papel sus tareas diarias y va marcando en dicha lista las tareas que completa se siente mucho mejor y hasta incluso hay una percepción de que “les rinde el día”.

 4-Ten compasión de ti mismo.

Si algo sale mal, no te culpes, no te juzgues, solo evalúa las causas e inténtalo de nuevo con más energía y con nueva estrategia, después de todo, ¿Qué ganas con culparte?

5-Toma responsabilidad.

A veces las emociones nos nublan, hay días que despertamos con mal animo o simplemente el día no está yendo bien. Esto puede mermar la motivación, pero si tomas responsabilidad de tus tareas y trabajos diarios, la sensación de responsabilidad puede impulsarte a hacer las cosas cuando tienes menos energía o motivarte ya que si tu no lo haces, ¿Quién lo hará?